sábado, 16 de diciembre de 2017

El café de los pequeños milagros de Nicolas Barreau

La novela romántica no es mi género favorito y tiendo a olvidar que existe hasta que Nicolas Barreau saca nuevo libro. Me preguntan a menudo que si no me gusta la romántica porque leo a este autor y mi respuesta siempre es que no lo sé, pero Barreau tiene algo que hace que quiera leer sus libros. Tenéis otra reseña de este autor aquí.

Un catarro, un anillo, un libro misterioso que perteneció a su abuela y un desengaño amoroso llevan a la temerosa Nelly hasta las románticas calles de Venecia. Este viaje le enseñará que los miedos se superan, que el amor aparece sin avisar y que todos, absolutamente todos, escondemos algo.

La vida no es justa, y algunas personas sencillamente tienen menos suerte que otras. Al final solo quedan los recuerdos.

En El café de los pequeños milagros, Barreau es fiel a su estilo claro y sin florituras para contarnos historias de amor creíbles, llenas de buenos y malos momentos y de situaciones que pueden parecer descabelladas, pero que ocurren cada día.

Lo bueno de creer en las señales es que pueden orientarte en el desconcertante mapa de la vida. Lo malo de ellas es que reflejan nuestras propias deficiencias, y siempre justo cuando no estamos en condiciones de captar su mensaje orientador.

Este autor suele ambientar sus novelas en París, aunque en esta historia el escenario principal es Venecia. Pero no la Venecia que todos conocemos de bailes de máscaras y románticos paseos en góndola, sino la parte escondida que el turista no ve por andar siguiendo las directrices de una guía de viajes. Pero donde Barreau destaca es en las descripciones. No sé como pero hace que sientas hasta el sabor del café que se toman los personajes. Es maravilloso leer uno de sus libros y sentir que estás dentro, que no eres un mero espectador.

Los personajes esta vez me han flaqueado un poco. Nelly es una chica corriente y como todos tiene sus luces y sus sombras, pero su crecimiento a lo largo de la historia no ha terminado de convencerme. En un momento pasa de cero a cien sin explicación. Valentino es el típico seductor que aparece en toda novela romántica, pero me sorprendió que lo siguiera siendo al acabar el libro cuando al final suelen transformarlos en príncipes perfectos para tener su final feliz.

Por último, agradecer a Salmaialit por el envío del ejemplar y a vosotros solo me queda deciros que:

Os deseo grandes lecturas,
 
Laura.





4 comentarios:

  1. ¡Hola Laura!

    Yo de este autor sólo he leído "Me encontrarás en el fin del mundo" y aunque reconozco que me gustó y fue muy fácil de leer, no sé por qué no he vuelto a él. Quizás me anime con este ambientado en Venecia.

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  2. Hola, Laura. De este libro he leído de todo, tanto que es bueno como que no, yo supongo que será cuestión de gustos y yo me arriesgaría con él en algún momento, me quedo con que te ha parecido que está bastante bien y con los detalles en el desarrollo de los personajes. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, acabo de hacer un tag y te nominé. Te dejaré más abajo el enlace para que veas si te llama o no la atención hacerlo. ;)

      https://laletracomoalimento.blogspot.mx/p/tag-liebster-award.html

      Eliminar
  3. Buenas
    Este libro me llama la atención es verdad que he leido criticas de todos los gustos. Ya lo tengo apuntado en mi lista.
    He empezado ha seguirte por instagram y me he dado cuenta que también tienes blog así que también te sigo por aquí.
    Te paso mi blog por si quieres pasarte : http://hadaliterarias.blogspot.com.es/
    Un saludo muy fuerte

    ResponderEliminar