miércoles, 21 de marzo de 2018

Donde mis pies me lleven de Erika Ramos

La sensación de esperar la publicación de un libro que has visto crecer es maravillosa, pero por fin tenerlo en las manos, poder leerlo y confirmar que tus expectativas son justas no tiene precio.

Gabriela es un garabato mental y no puede evitar buscarse problemas, sobre todo amorosos, es experta en decir lo que piensa y tiene un máster en amor idiota, pero es risueña, adorable y siempre está dispuesta a ayudar.
Enamorarse de Jon, un enfermero que está supliendo una baja en el hospital donde trabaja Gabriela, no entraba en sus planes y revolverá aún más su ya de por si caótica vida.

"... Otro frente abierto... joder, tenía más plancha que una lavandería. ¿Quién me mandaría a mí meterme en estos fregados?"

Donde mis pies me lleven es una comedia romántica que te sacará más de una carcajada porque Gabriela es muy real. Puedo ser yo, la vecina del quinto, tu mejor amiga o tu hermana. Es muy fácil sentirse identificada con ella y con muchos de los momentos que vive.

"Y que triste era saber que te estabas fustigando, juzgando y apretándote el gaznate contra algo sin ninguna necesidad, con lo fácil que era sentirse libre, respirar, disfrutar, dejar que la vida fluyese. Se supone que es fácil, sí, pero cuando estás acostumbrada a vivir en una montaña rusa, llena de tirabuzones, y a actuar en números imposibles, tu cerebro se acostumbra".

Erika narra de una forma cercana y directa. Durante toda la lectura tuve la sensación de que mantenía una conversación conmigo mientras nos tomábamos un café (o un gintonic) en el bar del barrio. Es un libro de fácil lectura, de los que no quieres soltar hasta ver si la protagonista se sale con la suya, si manda a paseo al garrulo de turno o se va de picos pardos con sus enfermeras favoritas. Muchos lectores creen que los libros "profundos" son los únicos dignos de ser leídos, pero menosprecian lo que puede ayudar un libro que te haga reír en un mal día y con Gabe, Candela, Pilar y el resto es imposible no hacerlo.

No os perdáis la lista de de deseos de una de las solapa porque es un mini manual de supervivencia.

Muchas gracias a Plan B, pero a quien quiero darle las gracias otra vez es a su autora, Erika Ramos, por dejarme pasar tan buenos ratos con Gabriela.

Os deseo grandes lecturas,

Laura.



2 comentarios:

  1. Hola Laura:

    No entiendo cómo existen personas aún capaces de no ver lo necesarias que son las novelas ligeras, que te hacen sonreír y pasar buenos ratos.

    Gracias por compartirla. Ya está apuntada.

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco lo entiendo. Para mí, adicta a los thriller y a la histórica, las novelas como esta son tan necesarias como respirar; me ayudan a recordar que no todo es sangre y venganza ;).

      Un beso.

      Eliminar