Entrevista a Olivia Sterling, autora de Ferox. Serás leyenda.


Hace unos meses me llegó por sorpresa Ferox. Serás leyenda. Me encantaron su portada y su sinopsis, pero se quedó esperando en la estantería. Hoy tengo la suerte de hablar con la autora de una de mis mejores lecturas de este año. 

Os dejo con ella: 

1.    ¿Cómo nació Ferox. Serás leyenda?

Estaba buscando una heroína que tuviese que enfrentarse a un entorno primitivo y hostil, y entonces pensé en el año 1000, con aquellas gentes aterrorizadas por la llegada del fin del mundo. Me sedujo esa mezcla entre miedo y voluntad de sobrevivir.    

2.    ¿Qué hay de Olivia en Micaela Mediaespada?

Ese espíritu de lucha, la intención de no dejarse vencer, de seguir pese a que cada vez resulta más difícil subir la montaña. Y, desde luego, toda la retahíla de debilidades e imperfecciones. Micaela es una heroína muy tropezona.   

3.    ¿Escritora de brújula o de mapa?

Quién sabe... mapa siempre ahí, por mucho que, a medida que la historia avanza vaya cogiendo vida propia, los personajes hagan y deshagan a su antojo y al final siempre necesites de una brújula para saber por dónde te están llevando los malditos. Al principio del trabajo siempre tengo, al menos, una estructura clara. Sé que el personaje debe ir por aquí, por allá, que le pasará esto más o menos, y aquello... 
Una vez que crece la novela va tomando vida propia y a veces decide tomar otros caminos. Ahí entra la cintura de la escritora para lidiar con estos escollos y readaptarse. O aprovecharlos; a veces las cosas que hace un personaje por su cuenta son mucho mejores que las que una tenía pensadas para él.   

4.    Para escribir Ferox te retiraste a una casa cerca de un acantilado, ¿es esa casa la cueva de Alba?

Intuyo que algo hay de cierto, jaja, no es que yo haya vivido retirada del mundo, pero sí que cuando has de meter muchas horas en una novela desapareces. Es casi una transfusión: tu pierdes vida y tus personajes la ganan.
Sí que es verdad que la playa que sale en la novela está muy inspirada por los paisajes gallegos y del norte. Cualquiera que pasee por una de nuestras playas en invierno puede sentir esa sensación de libertad: el viento en la cara, el horizonte. La llamada Playa de los hombres de piedra es un ideal que nace de esa sensación, un lugar escondido, a salvo, donde empezar una vida nueva. 

5.    Conocemos a Micaela, como buena leyenda, a través de la voz de un juglar, ¿cómo se te ocurrió ese narrador?

Te cuesta siempre mucho encontrar la voz del narrador. Al principio tuve que hacer y deshacer muchas veces lo que había escrito. El narrador se termina imponiendo, creo, aparece solo, porque la historia lo pide, porque añade y no resta. Imagino que tomó forma cuando comprendí que lo que escribía era una gesta, el proceso de creación de una heroína, con todas sus imperfecciones y tropiezos, y que en realidad estaba creando una leyenda. 
El guiño de los juglares va dirigido a los seguidores de series, porque la historia de Micaela Mediaespada se va contando por temporadas que el público espera ansioso. Y tal como ocurría en los propios cantares de gesta, aparecen diferentes versiones, igual que pasa hoy en día cuando hacen remakes americanos de series europeas.   

6.    Raymundo Lacruz es una sombra que persigue a Micaela, pero es Cuervo la mano ejecutora, ¿son ambos los antagonistas de Micaela?

Raymundo tiene algo de un tipo de villano que a mi me gusta mucho, el villano de James Bond, elegante y demasiado inteligente como para mancharse las manos de sangre. Este modelo de antagonista necesita siempre de un villano físico, el que, en efecto, ejecuta sus planes. 
Imaginarás que, por razones narrativas, además, necesitaba de dos villanos; uno más alejado de Micaela, que la confrontaba en la distancia; y otro, que es quien la perseguía. Yo creo que el antagonista es Lacruz, por más que quien de facto ponga chinitas en el camino de Micaela sea el señor Cuervo.
Odio a Raymundo Lacruz, pero también le quiero: disfruté mucho escribiéndolo y viendo cómo hacía algunas cosas. Si Micaela es una heroína llena de imperfecciones, también él es un malo lleno de recovecos. 


7.    Olivia, ¿existe la inspiración?

Ruego para que exista y venga. Iba a decir eso de que te tiene que pillar trabajando, pero no es verdad; a mí muchas me veces se me aparece cuando estoy a punto de quedarme dormida o mientras paseo. Existe, existe, bendita sea; y unas veces aparece sin merecerla; y otras no aparece por más que trabajes y trabajes.

8.    ¿Qué es un libro?

No se me ocurre nada más preciso que esto: un libro es una ventana. 

9.    ¿Ferox es una historia feminista?

Oh, a mí me gusta pensar que sí, pero no es un ensayo ni una novela de tesis. En mi opinión la ficción te permite llegar más lejos, gracias a los personajes: en Ferox hay muchas mujeres diferentes y cada una toma un camino vital. Algunas eligen sobrevivir a base de egoísmo, otras siendo sumisas, otras venden su cuerpo, otras se enamoran, se desencantan, luchan… Lo que me importaba es que estuviesen vivas, que tuviesen verdad. Una vez que hay verdad, el libro queda cargado de energía y yo confío en la lectora o el lector para el feminismo. 

10. ¿Quién es Olivia Sterling? 

Creo que soy una persona a la que le encanta crear historias.

11. ¿Habrá más historias de Micaela?

Habrá... o eso espero. Depende de lo bien que vaya la novela, para que la editorial se anime. Por mí encantada, reconozco que tengo ya en la cabeza la siguiente y le tengo reservadas a la pobre Micaela unas cuantas maldades trepidantes.

12. Si tuvieras que elegir, ¿seguir leyendo o seguir escribiendo? 

Elegir sería terrible ¡Laura, qué maldad! Si me aprietas mucho, pero mucho, mucho, te diría que seguir escribiendo. Leer me produce momentos placenteros, pero escribir me da la vida.

Muchas gracias a Olivia por su historia y por acompañarnos. Tenéis la reseña de Ferox. Serás leyenda. Leedla, porque merece ser más conocida.

Os deseo grandes lecturas,

Laura.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Entrevista a Adam Blumenthal, editor de Sigilo España.

Libros que hablan de libros. Parte II

En época de tulipanes de Lidia Fernández Galiana